top of page

Enajenación Fiduciaria e Hipotecaria: Diferencias, Efectos y Consideraciones Jurisprudenciales y del

Actualizado: 8 ago 2023


Este artículo científico tiene como objetivo analizar las diferencias entre enajenación fiduciaria e hipotecaria, destacando sus efectos y desarrollos según la jurisprudencia y la posición del Superior Tribunal de Justicia (STJ). Se abordarán los conceptos de cada instituto, sus efectos jurídicos, aspectos prácticos y las más recientes decisiones de los tribunales en la materia.


En el campo del derecho inmobiliario, la enajenación fiduciaria y la hipoteca son institutos ampliamente utilizados para garantizar el pago de deudas relacionadas con bienes inmuebles. Aunque tienen propósitos similares, estos dos institutos tienen diferencias significativas en relación con sus efectos y consecuencias. En este artículo, discutiremos las distinciones entre enajenación fiduciaria e hipoteca, con base en la jurisprudencia y la posición del STJ, a fin de proporcionar una comprensión profunda de estos temas.


1. Venta Fiduciaria:

La enajenación fiduciaria es un instituto previsto en la Ley nº 9.514/97, que permite al deudor transferir la propiedad de un bien al acreedor como garantía de una deuda. En este caso, el acreedor se convierte en fiduciario y el deudor en fiduciario. La principal característica de la enajenación fiduciaria es que, mientras la deuda no se liquida, el fideicomisario tiene la posesión directa del bien y el deudor sólo la indirecta. En caso de incumplimiento, el fiduciario podrá subastar el bien enajenado para saldar la deuda.


2. Hipoteca:

La hipoteca, a su vez, es un instituto regulado por el Código Civil, en el que el deudor (hipotecario) otorga al acreedor (hipotecario) un derecho real de garantía sobre un bien inmueble para el pago de una deuda. En este caso, a diferencia de la enajenación fiduciaria, el deudor mantiene la posesión directa del bien y puede disfrutarlo normalmente. En caso de mora, el acreedor podrá solicitar judicialmente la ejecución de la hipoteca para obtener la satisfacción del crédito, pudiendo llevar el inmueble a pública subasta.


3. Efectos legales:

La principal diferencia entre la enajenación fiduciaria y la hipoteca radica en la forma de garantía y los efectos en caso de mora. La enajenación fiduciaria otorga al acreedor un derecho real sobre el bien, mientras que en la hipoteca el acreedor sólo tiene un derecho de preferencia sobre el inmueble. Además, en la enajenación fiduciaria, la transferencia de dominio es automática, mientras que en las hipotecas se requiere la formalización mediante contrato y posterior inscripción en el Registro de la Propiedad Inmueble.


4. Jurisprudencia y Posicionamiento del STJ:

Con respecto a la jurisprudencia y la posición del STJ, es importante señalar que se trata de un tema en constante evolución. El STJ ya ha emitido decisiones relevantes sobre enajenación fiduciaria e hipotecas, estableciendo entendimientos que inciden en casos futuros. Es común que haya debates sobre los límites y posibles abusos de cada instituto, así como el respeto a los derechos del deudor.


Conclusión:


En definitiva, la enajenación fiduciaria y la hipoteca son institutos jurídicos utilizados para garantizar el pago de deudas relacionadas con bienes inmuebles, pero tienen diferencias en cuanto a sus efectos y consecuencias jurídicas. La jurisprudencia y la posición del STJ juegan un papel fundamental en la interpretación y resolución de los conflictos relacionados con estos institutos. Por lo tanto, es fundamental que los profesionales del derecho, así como las partes involucradas en los contratos inmobiliarios, estén actualizados sobre estas decisiones para garantizar la correcta y justa aplicación de las normas legales.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page